miércoles, 12 de marzo de 2008

ODIO "QUIEN SE HA LLEVADO MI QUESO"

Soy miembro de una red de networking llamada LinkedIn (http://www.linkedin.com/pub/1/906/462). Una de las opciones de esta plataforma es la posibilidad de formular preguntas a los miembros de la red o de contestar a aquellas que otros formulan. Gran parte de las personas que preguntan y contestan, por lo frecuente de sus intervenciones, podrían considerarse profesionales de esta actividad. Muchos de los que participan de este intercambio de ideas son profesionales que, por su currículum y posición, parecen profesionales prestigiosos. El otro día un participante lanzaba la pregunta de si alguien le podía aclarar el modo en que se puede motivar a alguien a que acepte y se adhiera a un proceso de cambio. Muchas de las respuestas me parecieron técnicamente muy sólidas y acertadas. Mi sorpresa vino al comprobar que algunas respuestas recomendaban el libro “¿quién se ha llevado mi queso?” de Spencer Jonson.
La visión que transmite este libro es francamente bonachona, ingenua e inútil cuando se trata de cambios que llegan a tocar fibras sensibles de las personas. Viene a decir que cuando a un ratoncito le quitan el queso que guardaba en la madriguera no debe quedarse esperando, ni resignarse, ni enfadarse con quien le quitó el queso. Lo que debe hacer el ratoncito es ser proactivo, olvidar el mal trago, pensar que no le han quitado el queso y que sólo te lo han movido de sitio y salir alegremente a buscar otro queso. Como si nada. Y los parajitos cantan y las nubes se levantan. Está bien como teoría pero creo que resulta insuficiente cuando hablamos entre managers y hablamos de gestión del cambio. Odio este libro. Cada vez que alguien lo cita no puedo por menos irme al ejemplo literario opuesto: El Conde de Montecristo. ¿Sería oportuno decirle a un directivo que se inspire en la novela de Alejandro Dumas para identificar las claves de cómo gestionar el cambio? La gestión del cambio es una tarea difícil y más cuando el cambio afecta o influye a la sensación de seguridad de la gente. Cuando la gente siente que le quitan o le cambian algo a lo que le tiene apego a nivel emocional lo más normal es esperar una reacción agresivo-defensiva y entonces los cuentos de ratones que comen queso no sirven.
Para quien quiera entender los mecanismos que hacen posible o imposible el cambio les recomiendo la obra de John P. Kotter (http://en.wikipedia.org/wiki/John_Kotter).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajaja. Lo tengo. Lo leí hace mucho y la verdad es que te insufla optimismo inmediato, pero la realidad no es ta sencilla. He leído algún otro libro de auto-ayuda (de Jorge Bucay) y todos tienen el mismo perfil... A mi no me gustan, pero se venden bastante...
Besos para el bloguero y sus chicas
Vir A.P.

Leoncio Moreno dijo...

Me hicieron leer este libro como preparación para participar en unas sesiones de gestión del cambio.
La dirección de la empresa iba a introducir importantes cambios y necesitaba que los empleados abrazáramos el cambio.
¿Para qué me sirvió? para acelerar la decisión de cambiar y confirmar, una vez más, que ante un cambio sólo se puede cambiar: "esto es lo que hay, si quieres adelante y si no, ya sabes ...". En cualquiera de los dos casos, tienes que cambiar.
Después de esta primera sensibilización queda casi todo por hacer en la gestión del cambio.
En mi opinión, el libro no pretende nada más. Bueno, si: vender muchos ejemplares para obtener sus correspondientes ingresos.